Jump to Navigation

Posicionamiento de ECMIA ante Foro Permanente de la ONU sobre Asuntos Indígenas.

ENLACE CONTINENTAL DE MUJERES INDÍGENAS DE LAS AMÉRICAS

 

15° Sesión del Foro Permanente para Cuestiones Indígenas

Saludos, Me dirijo a ustedes en nombre del Enlace Continental de Mujeres Indígenas de las Américas compuesto por 23 organizaciones nacionales de mujeres indígenas en el Norte, América Central y del Sur. Le felicitamos al Sr. Álvaro Pop para su selección como Presidente. También le damos las gracias por acompañarnos en nuestra más reciente reunión celebrada en Guatemala, territorio ancestral de los pueblos mayas. En dicha ocasión, celebramos el aniversario número 20 de nuestro Enlace Continental, que reunió a más de 300 mujeres indígenas, jóvenes y autoridades ancestrales de los 23 países de las Américas. Nos reunimos para reafirmar nuestro compromiso con la lucha por una vida plena para las mujeres y los pueblos indígenas y la protección, defensa, y la sanación de la Madre Tierra. Esta afirmación se basa en la IXEM ULEW DECLARACIÓN, resultado de esta reunión. Damos la bienvenida a los recientes avances logrados en la 60ª sesión de la CSW con el liderazgo y la colaboración de la Secretaría del Foro Permanente, los estados amigos, agencias de la ONU y las mujeres indígenas. Nos aseguramos de que la CSW tenga en cuenta el empoderamiento de las mujeres indígenas como un tema prioritario en una próxima sesión. Hacemos énfasis en el alarmante aumento de las múltiples formas de violencia que se dirigen a los pueblos indígenas. Las mujeres y los jóvenes no están a salvo de la terrible violencia que pretende silenciar y poner fin a las luchas de nuestros pueblos indígenas. Nuestros territorios de todo el continente americano se han militarizado y explotados indiscriminadamente por sus recursos naturales.

 

Es por ello que en vista de que las transgresiones no cesan, las mujeres de los países del norte, del centro, del sur y del caribe de América que hoy representamos, aunamos nuestras voces en un clamor colectivo y hacemos pública los ataques que hemos sufrido por y en la defensa de nuestros derechos:

 

La gradual estigmatización y criminalización a la movilización de las diferentes nacionalidades indígenas del continente ha expuesto a nuestros líderes y lideresas a precarias condiciones de seguridad. Las denuncias públicas y sus acciones reivindicativas de los derechos de los pueblos indígenas los sitúa como blanco de críticas, cuestionamientos y en determinados casos las aboca a la muerte. Para esto basta enunciar el caso de Berta Cáceres, activista indígena, feminista y ambientalista, galardonada con el Premio Ambiental Goldman, que enmarca las luchas históricas por la soberanía sobre los territorios, el papel que juegan las multinacionales y la nula eficacia de las entidades judiciales y estatales que deberían estar al servicio de la defensa y protección de los pueblos. Este contexto de asesinatos, masacres y persecuciones en el que viven las defensoras de derechos de los pueblos indígenas tiene un preocupante correlato con las declaraciones recientes del presidente del Banco Mundial Jim Kim, quien aseguró “No podemos hacer el trabajo que hacemos nosotros sin tener estos incidentes” refiriéndose al asesinato de líderes que se opongan a las acciones de las multinacionales en los territorios. Resulta entonces preocupante la legitimación que una máxima instancia como lo es la presidencia del Banco Mundial.

 

Nosotros, por lo tanto, pedimos al Foro Permanente y a organismos técnicos unirse a nuestras apuestas y denunciar estas declaraciones, que perpetúan una guerra contra los pueblos indígenas que ejercen sus derechos inherentes.

 

El feminicidio es creciente en los Pueblos Indígenas, y otros delitos que afectan la vida de las mujeres. El caso de la desaparición forzada ha ido aumentando vertiginosamente. Los asesinatos están correlacionados con la trata de personas como consecuencia de la influencia directa de las empresas extractivas y el narcotráfico que han tenido un impacto negativo y han ocasionado problemas como el hacinamiento, la pobreza, viviendas inadecuadas, difícil acceso a la salud y a las oportunidades laborales y sociales, la prostitución y la mencionada trata de mujeres. Lo anterior no sólo está relacionado con la violencia sexual, sino que ha tenido un impacto directo en la salud de las mujeres, quienes, a razón de la contaminación por la minería, la modificación del entorno propio y de las rutinas de cosecha de plantas medicinales y el limitado acceso a sitios sagrados han tenido problemas en su ciclo vital.

 

Afirmamos que las mujeres indígenas son portadores de conocimientos ancestrales, y contribuimos al desarrollo de nuestra identidad. Sin embargo, las desigualdades de género afectan diferencialmente a las mujeres indígenas teniendo en cuenta la discriminación étnica a la que nos enfrentamos en diferentes áreas.

 

Tomando en consideración lo anterior, instamos al Foro para incluir las siguientes recomendaciones:

 

• Dar seguimiento a las recomendaciones para llevar a cabo un estudio sobre las prácticas genocidas y etnicidas perpetradas contra los pueblos indígenas y sobre las formas de violencia contra las mujeres indígenas.

• Que el sistema de las Naciones Unidas apoye la financiación de agencias, tales como ONU Mujeres, con los recursos adecuados para seguir apoyando las acciones y la participación de las mujeres indígenas en foros y escenarios.

• Ampliar el mandato del Fondo Voluntario de las Naciones Unidas sobre Cuestiones Indígenas para incluir la financiación de la participación de las mujeres indígenas a las sesiones de la CSW.

• La creación por parte del sistema de las Naciones Unidas de un fondo internacional de las mujeres indígenas, jóvenes y niñas con los recursos técnicos y financieros necesarios para asegurar la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030, con nuestra participación plena y efectiva en su aplicación y seguimiento.

• Desarrollar por parte de la CEDAW en coordinación con las mujeres indígenas una observación general sobre la situación de las mujeres indígenas.

• Cumplir por parte de los Estados miembros la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la Mujer, Paz y Seguridad, e implementarla mediante el desarrollo de planes de acción a nivel regional, nacional y local, con la participación plena y efectiva de las mujeres y jóvenes indígenas, para la prevención y la notificación de los diferentes actos de violencia.

• Acrecentar el papel de la ONU en los procesos de negociación de paz que se están desarrollándose o a realizarse en los países de América.

 

Por último, sobre la base de la declaración presentada esta mañana por Estados Unidos, como co-coordinador de la Región Norte, observo que en los EE.UU., hay dos tipos de pueblos -el de indígenas federalmente reconocidos y representados y los no reconocidos ni representados, que incluye el 57% de los indios americanos fuera de las reservas, tribus, pueblos históricos no reconocidos y los niños no "elegibles para el reconocimiento federal" indígenas urbanos. Como firmantes de la Declaración, instamos a los Estados Miembros a aunar todos los esfuerzos para la implementación del DRIP el cual requiere la inclusión de todos los pueblos indígenas ubicadas dentro de sus límites Nación-Estado.

Gracias, señor Presidente.

 

 

Fuente: http://www.chirapaq.org.pe/noticias/mujeres-indigenas-hacen-llamado-en-l...

 



Main menu 2

Dr. Radut Consulting